YUCATÁN: ESTE APOYO SÍ SE VE




Este estado fue uno de los que más votos aportó al triunfo del PRI en los pasados comicios presidenciales, por lo que ya se prevé que la gobernadora, Ivonne Ortega Pacheco, sea recompensada con un cargo federal, a pesar de su mala administración

Por Enrique Huerta / Luces del Siglo

Cancún, Qna. Roo., a 24 de julio de 2012

Desde la reunión en la ciudad texana de McAllen, que tuvo lugar en 2010 y a la que asistieron 10 gobernadores mexicanos para apuntalar la candidatura de Enrique Peña Nieto, Ivonne Ortega Pacheco, mandataria de Yucatán, ha apoyado con todos los recursos posibles al ex gobernador mexiquense en su travesía hacia Los Pinos.

Según una investigación del Grupo Megamedia, Ortega Pacheco ha gastado casi 10 millones pesos en aeronaves privadas que en varias ocasiones han tenido como destino el Estado de México.

No sólo la amistad une a Ortega Pacheco con Peña Nieto, sino que también hay un lazo de intereses políticos. Tan sólo el estado de Yucatán se registraron 432 mil 566 votos a favor de Enrique Peña Nieto, el 41.86 por ciento del padrón electoral yucateco, compuesto por un millón 283 mil 642 votantes, siendo una de las entidades que más votos otorgó al candidato presidencial el pasado 1 de julio.

Tal vez por ello, el nombre de la mandataria ya suena dentro de los posibles candidatos a conformar el gabinete del virtual ganador de los comicios presidenciales. Muchos la ven como la próxima secretaria de Turismo federal.

Sin embargo, los yucatecos no están contentos con su administración, a la que califican como un desastre: llena de frivolidades, torpezas y descaros. Es denostada tanto por la población como por los empresarios, incluso, ni siquiera pudo colocar a su “delfín” para sucederla en la gubernatura, la ex alcaldesa Angélica Araujo, quien fue vencida por el ahora gobernador electo, el también priísta Rolando Zapata Bello.

Si bien le dio muchos votos al candidato presidencial, no pudo retener la capital del estado, Mérida, que ganó el panista René Barrera Concha, quien al momento de recibir la constancia de ganador en el municipio, adelantó que auditará las arcas de la ciudad.

Expectativas altas, desempeño bajo
Ivonne Ortega Pacheco es sobrina del fallecido cacique Víctor Cervera Pacheco. Devolvió la gubernatura de Yucatán al tricolor en 2007 tras la administración del panista Patricio Patrón Laviada, quien ahora es investigado por la Procuraduría General de la República por el manejo irregular de recursos, como los destinados a los damnificados del huracán “Isidore”.

A cinco años de haber tomado la titularidad del Ejecutivo yucateco, la gobernadora ha acumulado quejas sobre su administración. Ortega Pacheco deja a la entidad sumida en un desastre financiero que llama la atención. A pesar de haber recibido los primeros tres años de su gestión ingresos adicionales que superaron los 10 mil millones de pesos, sus detractores señalan que la deuda estatal es exorbitante, pues de 300 millones de pesos que heredó de su antecesor, ahora se encuentra en 8 mil millones de pesos.

De igual manera, se ha señalado que mientras los ingresos estatales crecieron 37 por ciento en 2007, los gastos se elevaron al 43 por ciento y el gasto corriente, 47 por ciento en su administración.

De hecho, Ivonne Ortega tuvo que recurrir a participaciones federales extraordinarias, además de aumentar el costo de impuestos y trámites.

Uno de los episodios que ilustran esta situación es el enfrentamiento que tuvo con los empresarios por elevar del 2 al 3 por ciento el Impuesto al Hospedaje y del Impuesto Sobre la Nómina, del 2 al 2.5 por ciento, para darle estabilidad a las arcas.

En cuanto a las obras públicas, Ortega Pacheco no cumplió con lo prometido en su campaña; los proyectos que ofreció, o han quedado en los planos, o en la primera fase de construcción o en evaluación. Ni el Parque Científico y Tecnológico –el cual incluso ya tuvo hasta tres ceremonias de “puesta en marcha”–, ni el Museo de la Cultura Maya o el Palacio de la Cultura Maya, o el Tren Rápido se han terminado.

Las promociones turísticas no han servido de mucho, incluso fueron criticados los conciertos realizados en Chichén Itzá y en Mérida de Elton John, Plácido Domingo, Shakira, Sarah Brigthman, entre otros. El principal argumento es que no se conoció ni el costo de la realización de los eventos ni el destino del dinero. Mucho se ha señalado sobre la opacidad en los gastos de eventos que la población califica de “onerosos y sin beneficio”.

Relevos fallidos

En la cuestión política local, la ex gobernadora no dio una. No pudo imponer a su a su “delfín”, la ex presidenta municipal de Mérida, Angélica Araujo, para sucederla en la gubernatura de Yucatán. No importó que acompañara a Ortega Pacheco en todos los actos, incluso en aquellos en los que la ciudad meridense no tenía nada que ver. 

Al final, el tricolor se decidió por el entonces diputado federal priísta Rolando Zapata Bello a través de un concurso de popularidad realizado por la casa encuestadora de María de las Heras. Se buscaba un “candidato de la unidad”.

Zapata Bello no es ningún desconocido para los yucatecos. Tuvo una gran presencia en la población a través de los medios masivos de comunicación y de distintos programas y convenios de apoyo social, desplegando una red de asociaciones ciudadanas.

En su currículum presume haber sido director Jurídico del gobierno de Yucatán, de 1991 a 1994; Oficial Mayor, de 1996 a 1998, en la administración del fallecido Víctor Cervera Pacheco, quien fue su maestro.

Fue diputado local en dos ocasiones, de 1998 a 2001, repitió en el periodo 2004 a 2007. Al iniciar el mandato de Ivonne Ortega Pacheco es nombrado secretario de Gobierno del estado, cargo que dejó en 2009 para ir por la actual legislatura federal, la cual dejó para ser el candidato a la gubernatura yucateca, cargo que alcanzó en los comicios del pasado 1 de julio.

Además, Zapata Bello fue el coordinador estatal de la campaña de Ortega Pacheco, a la que llevó al triunfo por más de 60 mil votos de diferencia sobre su contendiente más próximo, el panista Xavier Abreu Sierra, en 2007. El diputado federal también coordinó la campaña de Angélica Araujo en 2009 por la alcaldía de Mérida, venciendo por primera vez en casi 20 años al Partido Acción Nacional (PAN).

Mientras coordinaba la campaña de Araujo Lara, el ahora gobernador coordinó al mismo tiempo su propia campaña hacia la Cámara de Diputados por el IV Distrito yucateco, arrebatándoselo al PAN que mantenía el cargo por esa demarcación federal desde hacía más de una década.

La población espera que con Rolando Zapata Bello no se repitan los errores de su antecesora; será el primer gobernador con trayectoria universitaria en 17 años.

Apoyo incondicional

El apoyo a Peña Nieto fue incondicional, pues en Yucatán la campaña de Peña Nieto estuvo en manos de Cornelio Aguilar Puc, ex funcionario de la Secretaría de Política Comunitaria y Social, ex diputado y esposo de Guadalupe del Socorro Ortega Pacheco, hermana de la gobernadora. Como premio por el alto nivel de votos, se le otorgó a Guadalupe Ortega Pacheco, quien fungía como presidenta del DIF Estatal, un lugar en la Cámara de Diputados.

Los intereses entre Peña Nieto y Ortega Pacheco no se quedan en lo político, sino también en lo económico. Reporte Índigo señaló que el ex aspirante a la alcaldía de Monterrey y amigo de Peña Nieto, Felipe Enríquez, se vio beneficiado por las facilidades otorgadas por el Ejecutivo de Yucatán para la adquisición del Ejido de Ucú, al este de Mérida.

“Justo en las propiedades hacia donde va el desarrollo de la capital yucateca, Enríquez enredó a los ejidatarios para comprarles tierra a un valor muy por debajo de su precio real”, señala Reporte Índigo.

***

RECURSOS:

Compra de votos en el sur

Ricardo Monreal señaló para el periódico Reforma que la evidencia de cómo se compró el voto señala que esta situación se dio principalmente en zonas rurales y colonias urbanas marginales, donde se ubicó el 35 por ciento de las casillas.

Dijo que una muestra de ello se observa por una participación atípica, muy por encima de los niveles históricos de votación de la zona.

Las entidades donde el Movimiento Progresista detectó más irregularidades son el Estado de México, Veracruz, Zacatecas, Durango, Sinaloa, Campeche, Nayarit, Chiapas y, por supuesto, Yucatán.

En las tierras yucatecas se registraron 432 mil 566 votos a favor de Enrique Peña Nieto, esto quiere decir, que obtuvo el 41.86 por ciento de la elección. El segundo competidor fue Josefina Vázquez Mota, con el 37.29 por ciento de la preferencia de los votantes, o sea, más de 385 mil votos, relegando al candidato de la izquierda en tercer lugar.

Las propiedades de las Ortega

La gobernadora Ivonne Ortega Pacheco es propietaria de mil 706 hectáreas que se extienden desde su municipio natal, Dzemul, hasta la franja costera que delimita esa localidad rural. Lo que llama la atención es que tres cuartas partes del terreno fue adquirido por sólo 412 mil pesos, es decir, alrededor de tres centavos por metro cuadrado, denunciaron ejidatarios de la localidad.

Según datos obtenidos en el Registro Público de la Propiedad y de comisarios ejidales de Dzemul, Ortega Pacheco se convirtió en 2008, un año después de comenzar su gobierno, en la dueña de mil 706 hectáreas que colindan con las 890 del complejo turístico y habitacional Flamingo Lakes Resorts, en el mismo municipio.

No sólo la mandataria se ha visto envuelta en estos escándalos, sino también su hermana Guadalupe y su cuñado, Cornelio Aguilar Puc. En febrero de 2012, medios locales revelaron que la hermana de la gobernadora y su esposo adquirieron ocho bienes inmobiliarios en tan sólo tres años.

También se dio a conocer que por cinco de ellos pagaron en total tan sólo 21 mil pesos.

Publicar un comentario

Nombre:
Correo Electrónico:
Página web:
Número Telefónico:
Tu comentario:

Artículo Anterior Artículo Siguiente