Niñez y adolescencia guanajuatense en la mira de la delincuencia organizada



Al final de la calle sin pavimento en una colonia marginada en el municipio de León, Guanajuato, apenas se distingue la tenue luz de la casa donde están reunidos vecinos y familiares; en el ambiente se escucha la letanía, "...Torre de Marfil, ruega por él... " que anticipa el final del rosario del día, en el novenario de Ángel, adolescente de 13 años de edad, desaparecido cuando estaba interno por una adicción al cristal y encontrado en una fosa clandestina con dos disparos, tras una penosa búsqueda de más de un año.

En la entrada de la casa de interés social algunas veladoras encendidas intentan suplir la ausencia de alumbrado público de la calle, ahí está de pie la mamá de Ángel, participando por inercia en el rosario dedicado a su hijo, el único varón de la familia, el que probó las drogas siendo un niño y su vida no le alcanzó para librarse de la adicción al cristal, una droga derivada de la metanfetamina.

En 2021, el año en que Ángel fue asesinado, otros 412 niños, niñas y adolescentes perdieron la vida de forma violenta en Guanajuato, lo que situó al estado como el más peligroso para menores de 19 años de edad, de acuerdo a los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). PopLab y Animal Político se acercaron a mirar la situación y nos ofrecen cuatro reportajes que abordan el problema. El primero de ellos ya está en línea, los otros se irán liberando durante los siguientes días.

Publicar un comentario

Nombre:
Correo Electrónico:
Página web:
Número Telefónico:
Tu comentario:

Artículo Anterior Artículo Siguiente